Educación

Enfoque para el aprendizaje en la infancia temprana y cuidado infantil centrado en la comunidad

0
photo of child in an early education program

This content is also available in: English (Inglés) Kreyòl (Creole Haitiano)

Esta es la cuarta parte de nuestra serie sobre educación en la infancia temprana de Nuevo México.  

A pesar de los desafíos de la pandemia, el Departamento de educación y cuidado de la infancia temprana (ECEC, por sus siglas en inglés) de Nuevo México continúa trabajando en su misión de brindar acceso equitativo a programas de cuidado y educación temprana de alta calidad, centrados en la comunidad, para apoyar el desarrollo de niños y niñas a fin de prepararse para tener un buen desempeño escolar.

La secretaria de educación y cuidado de la infancia temprana de Nuevo México, Elizabeth Groginsky, ha arraigado la equidad racial y la participación comunitaria como los principios fundamentales para definir las prioridades del departamento y, al mismo tiempo, elaborar un sistema alineado de desarrollo de la fuerza laboral.

Groginsky ha dedicado horas a platicar con padres de familia y tutores, proveedores de cuidado infantil temprano y personal docente, mientras escucha a las comunidades en busca de respuestas y orientación. “Quería aprender de inmediato sobre la diversidad de todas las comunidades de Nuevo México. Sus tradiciones profundamente arraigadas, así como su educación generacional a nivel cultural y lingüístico”, señaló. “Lo más importante es que quería conocer sus dudas y escepticismo sobre los programas de visitas domiciliarias y el envío de sus pequeños a una guardería”.

“Nuestros niños y niñas son muy importantes. Son nuestro activo más valioso y las inversiones que hagamos en ellos, especialmente en sus primeros años, nos beneficiarán a todos a largo plazo”.

ELIZABETH GROGINSKY, SECRETARIA DE EDUCACIÓN Y CUIDADO DE LA INFANCIA TEMPRANA DE NUEVO MÉXICO Tweet

Aunque el impacto del coronavirus suspendió estas conversaciones en persona, las relaciones y la información invaluable recopilada ahora están demostrando ser más importantes que nunca. Sirvieron como guía para establecer la programación adecuada, desde el punto de vista cultural y lingüístico, y la igualdad de oportunidades de educación y cuidado, por lo que el departamento dio prioridad a las familias que no hablan inglés para atender a los estudiantes más pequeños de Nuevo México.

Para los 19 pueblos, las dos tribus Apache y la Nación Navajo de Nuevo México, la revitalización del idioma es fundamental para mantener sus culturas, protegidas durante mucho tiempo por sus antepasados. El idioma juega un papel importante en la gobernanza tribal y la soberanía que las tribus también luchan por proteger. Los promotores de la educación infantil temprana reconocen cada vez más la importancia de incorporar el lenguaje y la cultura en el plan de estudios de ECE, afirmando la identidad de cada niño y niña.

Como resultado, Jovanna Archuleta del pueblo de Nambé es la primera subsecretaria de educación y cuidado de la infancia temprana de los nativos americanos, un cargo establecido en el ECECD, que honra las opiniones y la guía de las tradiciones culturales de pueblos, Apaches y la Nación Navajo. Archuleta explica: “Hay mucho trabajo por hacer. Como dijo Vu Le en la reunión de la Fundación Kellogg (la reunión de donatarios de la WKKF en Nuevo México se celebró virtualmente en junio de 2020).

“Tenemos muchas cosas que desaprender. Tenemos la oportunidad de empezar de cero y hacer las cosas bien mientras escuchamos la definición de las tribus de la infancia temprana”.

Esto también es válido para las comunidades de inmigrantes y refugiados en Nuevo México, donde mantener su idioma materno junto con el aprendizaje del inglés juega un papel fundamental en la capacidad de niños y niñas para aprender y adaptarse a su nuevo hogar.

El cerebro de los pequeños niños y niñas está programado para aprender no solo uno, sino varios idiomas.

Las investigaciones han demostrado que los primeros tres años de vida son cruciales para construir una base sólida para los circuitos del cerebro, que favorecen el desarrollo cognitivo, social y emocional.

La secretaria Groginsky y el departamento comprenden la importancia de invertir en la educación integral de la infancia temprana, desde el nacimiento hasta los 5 años, como una forma poderosa y rentable de impulsar el desarrollo de niños y niñas, así como de ampliar sus oportunidades en la edad adulta.

Como resultado, el departamento ahora supervisa la administración del estado y la creciente inversión en los siguientes programas, que anteriormente se llevaban a cabo en varios otros departamentos estatales:

  • Preescolar y preescolar temprano
  • Cuidado infantil
  • Visitas domiciliarias
  • Ley de educación para personas con discapacidades - Parte C - Intervención temprana
  • Colaboración estatal de Head Start
  • Programas de alimentación y nutrición
  • Familias Primero

A pesar de que la pandemia continúa, el departamento sigue trabajando con socios sin fines de lucro, proveedores de cuidado infantil, padres de familia y líderes comunitarios, y hace lo posible para introducir nuevos programas y mejorar los actuales.

Juntos, están ayudando a elevar el perfil de la fuerza laboral de la infancia temprana, ampliar el acceso equitativo de preescolar a niños y niñas de tres y cuatro años, e invertir en el talento local a través del desarrollo de la fuerza laboral, así como un plan de estudios que afirma la identidad y la cultura de cada menor.

Con las desigualdades que la pandemia puso al descubierto, están analizando de manera crítica las políticas y prácticas institucionales y estructurales para mejorar los resultados para los niños y niñas, de modo que, cuando hayamos superado la pandemia, el sistema de cuidado infantil estará listo para recibir a más niños y niñas.

Antecedentes

Antes de su llegada a Nuevo México, la secretaria Groginsky se desempeñó como superintendente adjunta de aprendizaje temprano para el Distrito de Columbia desde 2014 en Washington, D.C. En ese rol, administró un presupuesto anual de USD 160 millones para financiar programas que garantizan el acceso equitativo a servicios de calidad para los niños y niñas más vulnerables del Distrito y sus familias.

El primer Departamento de educación y cuidado de la infancia temprana de Nuevo México responde a las necesidades de los profesionales médicos durante la pandemia

Previous article

Un día en la vida de un profesional en atención infantil en Nuevo México

Next article

Comments

Comments are closed.