fbpx
Equidad Racial

Las mujeres de las naciones Navajo y Hopi lideran los esfuerzos para salvaguardar a las comunidades indígenas

0

This post is also available in: English (Inglés) Kreyòl (Criollo Haitiano)

Ethel Branch (Diné: Navajo), una abogada designada como la fiscal general número 11 de la nación Navajo en 2015, ha sido una gran líder y defensora del pueblo Diné toda su vida.

Al haber crecido en la tierra de sus ancestros sin agua potable ni electricidad, Branch relata que su infancia estuvo llena de abundancia. “Crecí con bellas tradiciones relacionadas con la tierra, el agua y la cultura, rodeada de mi familia y aprendiendo sobre las abundantes bendiciones de la vida”, señala. Para Branch y muchas otras personas, la tierra suministraba solo lo justo y necesario. Crecieron respetándola por sus bendiciones, así como honrando y respetando a la Madre Naturaleza, una forma de vida para el pueblo indígena.

“Crecí con bellas tradiciones relacionadas con la tierra, el agua y la cultura, rodeada de mi familia y aprendiendo sobre las abundantes bendiciones de la vida”.

ETHEL BRANCH, FUNDADORA Y DIRECTORA EJECUTIVA INTERINA

Desde una edad muy temprana, Branch se dio cuenta de las injusticias que enfrentaban tanto su familia como miles de otras personas. “Comencé a cuestionar por qué no teníamos cubiertas nuestras necesidades básicas”, recuerda. “¿Por qué teníamos que trasladarnos para conseguir agua cuando solo a unos kilómetros incluso los niños y las niñas más pobres tenían aire acondicionado y agua potable?”

Como niña, Branch no podía entender por qué algunas familias tenían sus necesidades humanas básicas cubiertas continuamente, mientras que otras padecían muchas dificultades. Como adulta, las inequidades solo se volvieron más inaceptables.

Así que, cuando comenzó la pandemia en marzo, entró en acción.

Branch comenzó a publicar en sus redes sociales, haciendo un llamado a las personas para promover la recaudación de donativos a través de la página GoFundMe y ayudar a los más vulnerables en las comunidades Navajo y Hopi. “Quería ayudar a mi comunidad, especialmente a nuestros adultos y adultas mayores y a quienes deben conducir dos o más horas para obtener comida y agua”, dice Branch.

Branch fue una de las primeras personas en dirigir los esfuerzos para construir una  red de apoyo para las personas de su comundiad durante la  pandemia y, con el tiempo, organizó conjuntamente la mayor iniciativa de base en la nación Navajo. Tan sólo un día después de crear la campaña de GoFundMe, estableció un equipo de increíbles mujeres líderes de las naciones Navajo y Hopi, cada una de las cuales aportó sus talentos y el mismo compromiso para recuperar el equilibrio y la armonía al proteger su legado más importante: su pueblo.

“Quería ayudar a mi comunidad, especialmente a nuestros adultos y adultas mayores y a quienes deben conducir dos o más horas para obtener comida y agua”.

Ethel Branch

En el segundo día de la campaña, estas líderes voluntarias comenzaron a comprar alimentos y otros productos básicos que adultos y adultas mayores y personas inmunodeprimidas de los lugares más remotos necesitarían para pasar la cuarentena de dos semanas y protegerse del brote inicial de COVID-19. El tercer día, entregaron la primera dotación de alimentos desde Flagstaff hasta los y las representantes de salud de la comunidad Navajo para su distribución a las familias de alto riesgo más necesitadas. Cuando se identificó el primer caso de COVID-19 en la nación Navajo, esta ayuda se movilizó hasta la comunidad de Chilchinbeto para garantizar que las familias pudieran aislarse y pasar la cuarentena de forma segura.

Como consecuencia, se creó el fondo COVID-19 Yee Ha’ólníi Doo – para las familias Navajo & Hopi, una organización de base sin fines de lucro liderada por las mismas comunidades indígenas.

EL FONDO COVID-19 – YEE HA’ÓLNÍI DOO – PARA FAMILIAS NAVAJO & HOPI

Branch, egresada de la Escuela de Derecho de Harvard, Harvard Kennedy School y Harvard College, es una de las excepcionales mujeres indígenas liderando Yee Ha’ólníi Doo.

Tanto el consejo de administración como el personal directivo de Yee Ha’ólníi Doo está conformado en su totalidad por mujeres Navajo. Su socio principal para atender a la comunidad Hopi, la Fundación Hopi, también está liderada  en su totalidad por mujeres Hopi. Mediante este esfuerzo colectivo, el Fondo de ayuda, dedicado a asistir a las comunidades Navajo y Hopi en el norte de Arizona, el sur de Utah y Nuevo México para combatir el coronavirus, ha recaudado más de 18 millones USD desde marzo de 2020.

Cassandra Begay (Diné), cofundadora y subdirectora del Fondo de ayuda, hija de madre soltera y con seis hermanos, agradece su crianza en la nación Navajo y lo que le enseñó su madre sobre la importancia de las tierras ancestrales. Al igual que Branch, también se dio cuenta de las inequidades que enfrentaba su familia, así que comenzó su proceso para revelar los sistemas de opresión para muchas comunidades indígenas.

Crédito artístico: Charlize Branch

“Quería resolver estas inequidades, así que comencé a organizar movilización social en Utah, donde vivo, y a lo largo y ancho del país, en favor de la protección del agua y de las tierras ancestrales, la soberanía tribal y los derechos de los votantes”.

Cassandra Begay

Begay aporta su amplia experiencia a los desafíos derivados de la pandemia. Egresada de la Universidad Estatal de Utah, es fundadora de la organización Defend the Sacred Consulting, cuyo objetivo es reducir la brecha de inequidad social construyendo relaciones entre personas y con el medio ambiente. También es cofundadora de Peaceful Advocates for Native Dialogue and Organizing Support (PANDOS), una organización sin fines de lucro con liderazgo indígna que defiende los derechos humanos básicos. Además, a través del Fondo de ayuda, está a cargo de una campaña de comunicación en lenguajes indígenas para sensibilizar en temas de salud y seguridad y evitar la propagación de COVID-19.

La creatividad y determinación de este grupo de líderes organizadas es evidente en la rapidez y el alcance de la respuesta para proteger a sus comunidades.

VALENTÍA EN TIEMPOS DE ADVERSIDAD

“Me siento orgullosa de estar al lado de mujeres increíbles, todas organizadas en cuerpo y alma para trabajar en pro del objetivo principal de reducir la tasa y propagación de infecciones en las naciones Navajo y Hopi”, señala Begay acerca de la organización y su impacto.

“Estamos brindando alimento, agua y EPP (equipo de protección personal) a personas inmunodeprimidas, adultos y adultas mayores, pacientes con COVID y familias vulnerables, para que puedan quedarse en casa y aplicar el distanciamiento social”. Mediante el Fondo de ayuda, se entrega EPP a la comunidad y diversos grupos con alto contacto, como representantes de salud, paramédicos, policías y personal médico.

“Me siento orgullosa de estar al lado de increíbles mujeres: todas organizadas en cuerpo y alma para trabajar en pro del objetivo principal de reducir la tasa y propagación de infecciones en las naciones Navajo y Hopi”.

CASSANDRA BEGAY, COFUNDADORA Y SUBDIRECTORA DEL FONDO DE AYUDA

Theresa Hatathlie-Delmar, cofundadora e integrante del personal directivo del Fondo de ayuda, presentó anticipadamente una iniciativa secundaria llamada Navajo Seamstresses COVID-19 Dooda. El equipo organizó a más de 300 costureras—Navajo y Hopi, así como de las comunidades fuera de la reserva en los estados de las cuatro esquinas, Nueva York y Georgia—para fabricar cubrebocas y otro EPP para paramédicos, adultos y adultas mayores, comunidades en cuarentena y voluntarios y voluntarias. Desde el 22 de diciembre de 2020, los equipos de costureras han cosido y coordinado la donación de 187,550 cubrebocas; 3,252 batas quirúrgicas, 863 gorras; 13 trajes protectores especiales; 3,129 protectores faciales; 700 estetoscopios; y 1,747 sujetadores para mascarillas.

Lo que comenzó como viajes a las tiendas de abarrotes y el acarreo de agua y comida en la plataforma de un camión prestado, se ha convertido en el movimiento de justicia social más importante de la zona al subsanar la enorme brecha derivada de injusticias sistémicas que han prevalecido durante siglos.

Hoy en día, las cargas de envíos de Shamrock Foods, uno de los mayores proveedores y distribuidores de alimento, se dejan en muchos lugares a lo largo de las comunidades Navajo y Hopi para su distribución semanal. En los lugares más remotos donde el acceso por carretera es difícil, durante julio y agosto de 2020, se transportaron por vía área casi 22 mil kilos de productos esenciales de ayuda humanitaria gracias a una alianza con Air Serv International, que normalmente realiza este tipo de esfuerzos en el extranjero.

Se brinda ayuda directa a más de 65,000 familias con adultos y adultas mayores, personas inmunodeprimidas y niños y niñas, que prácticamente equivale a prestar servicio a más de 260,000 personas, cifra que supera a la población en conjunto de las reservas Navajo y Hopi.

Se entregan entre 100,000 USD y 200,000 USD en alimento, agua, EPP, material de limpieza y otros productos esenciales en paquetes de cuidado familiar a entre 10 y 20 comunidades Navajo y Hopi cada semana.

Se distribuyen kits de EPP a 30,000 personas en más de 20 comunidades Navajo y Hopi con un ratio de 3,000 kits por semana hasta el fin de la temporada de influenza y durante la ola actual de COVID.

Se presta servicio a 12 pueblos Hopi, así como a otras comunidades Hopi satélite, y 93 de los 110 capítulos en la nación Navajo en los estados de Arizona, Nuevo México y Utah.

Colaborando con otros socios de ayuda mutua, sin fines de lucro, gubernamentales y comerciales, tales como Dennehotso Strong, Defend Our Community, Kaibeto Covid Relief, Bluff Area Mutual Aid, Utah Navajo Health System, Utah Dineh Bikeyah, Chinle Chapter, Aneth Chapter, Apache County, Kayenta Diabetes Prevention Program, Hopi Foundation (Hopi Emergency Relief Fund), Hopi Relief, Ganado Unified School District, Pinon Unified School District, Bashas’ Diné Market y Navajo Nation Shopping Centers para distribuir paquetes de cuidado familiar y kits de EPP a las familias adicionales de Navajo y Hopi.

CONDICIONES PERSISTENTES, INJUSTICIAS SISTÉMICAS

Si bien el coronavirus no provocó las inequidades raciales, económicas y de salud en el territorio indígena, la pandemia afectó de manera muy desproporcionada a estas comunidades, las cuales ya tienen una grave escasez de recursos. En el proceso, la desinversión en infraestructura y el racismo sistémico que se formó durante siglos se manifiestan plenamente en las comunidades tribales de las naciones Navajo y Hopi.

En estas naciones, 30% de los hogares no cuenta con agua potable y un gran porcentaje del agua disponible está contaminada a causa de la emulción de carbón, la fracturación hidráulica y la extracción de uranio. Una tercera parte de las personas de estas comunidades no tiene electricidad.

Con solo 16 tiendas de abarrotes y pequeñas tiendas de conveniencia en 77,000 kilómetros cuadrados, las aproximadamente 200,000 personas que reciben ingresos fijos tienen acceso muy limitado a alimentos asequibles y nutritivos.

En esta región solo hay acceso irregular a banda ancha y los 16 hospitales, con 170 camas en total, tienen suministros y servicios limitados. Desde hace muchos siglos, los pueblos Navajo y Hopi han sobrevivido. A causa de la pandemia y la crisis por COVID-19, estas inseguridades e inequidades raciales historicamente persistentes están agravando aún más los riesgos y consecuencias para la salud.

Pese a los desafíos sin precedentes, las líderes de Yee Ha’ólníi Doo protegen a los pueblos Navajo y Hopi y, a la vez, salvaguardan sus culturas, tradiciones, idiomas y estilos de vida.

“La pandemia por COVID tomó por sorpresa a nuestras comunidades, y nuestro equipo está trabajando día y noche para garantizar que podamos superar esta amenaza existencial”, señala Branch. “Cuando salgamos de esta situación, nuestro equipo se dedicará a garantizar que nuestras comunidades nunca más vuelvan a estar así de vulnerables ante amenazas para nuestra supervivencia, ya sea por una pandemia o el cambio climático”.

The Common Market (Mache Komen an): yon kokennchenn entèvansyon nan kad COVID-19

Previous article

Fanm Navajo ak Hopi yo nan tèt mouvman sovgad kominote Endijèn yo

Next article

Comments

Comments are closed.