fbpx
Salud

En Mirebalais, Haití, se enfrentan a un desafío monumental mientras mejoran el acceso a la atención infantil y materna de calidad

0

This post is also available in: English (Inglés) Kreyòl (Criollo Haitiano)

En Haití, la pandemia por coronavirus amenaza un sistema de salud ya de por sí frágil para un país que está demasiado familiarizado con los devastadores desastres naturales. A medida que aumenta la incertidumbre, este es un ejemplo de cómo un hospital local lucha con valentía contra la enfermedad generalizada en la nación isleña.

El Hospital Universitario de Mirebalais ofrece atención infantil y materna de la más alta calidad en el centro de Haití, y es elogiado por su programa de educación médica de clase mundial. A 64.4 kilómetros de Puerto Príncipe, en Mirebalais (o Mibalè en criollo haitiano), y operado por Partners in Health (PIH), conocido localmente como Zanmi Lasante, el Hospital Universitario es un centro de enseñanza de servicio completo con 300 camas, y cuenta con un centro pediátrico integral y la unidad de cuidados intensivos neonatales más grande de Haití. Desde que el hospital abrió sus puertas en 2013, ha transformado el área de atención médica para 3.4 millones de personas.

Sobre estos sólidos cimientos, el Hospital Universitario se levanta para hacer frente a la pandemia por coronavirus sin precedentes.

The COVID-19 unit at University Hospital in Haiti.
Unidad COVID-19 en el Hospital Universitario, donde el personal trabaja 12 horas al día y usa solo una unidad de equipo de protección personal (mascarillas, lentes, trajes protectores, etc.) por turno para cuidar sus recursos limitados. (Fotografía cortesía de Le Nouvelliste).

Mientras Haití se preparaba para la llegada del COVID-19, el personal médico del Hospital Universitario puso en marcha un plan de respuesta rápida. Según Marc Julmisse, subdirector de operaciones y subdirector de enfermería del Hospital Universitario, mucho antes de la detección de los primeros casos del nuevo coronavirus en Haití, la administración del hospital había tomado medidas, incluyendo el fortalecimiento de sus sistemas de triaje para identificar rápidamente los posibles casos de COVID-19, una medida oportuna, ya que el Hospital Universitario sería la instalación para recibir esos casos a mediados de marzo.

El Hospital Universitario es uno de los cinco hospitales COVID-19 oficialmente designados por el Ministerio de Salud de Haití (MSPP) en Haití. Desde los primeros casos, ha recibido decenas más, incluyendo a varios pacientes que, lamentablemente, sucumbirían al virus. El Hospital Universitario convirtió su unidad para pacientes con cólera y diarrea aguda en un centro de tratamiento COVID-19 con 17 camas dedicadas. La comunidad médica proyecta que Haití necesitará al menos 9,000 camas cuando repunte el virus. El Hospital Universitario está trabajando en estrecha colaboración con socios de salud en Haití para aumentar la capacidad para enfrentar la creciente necesidad.

Además de su atención directa, PIH se basa en el resultado de su presencia en la región por décadas: la confianza de la comunidad, un elemento fundamental para combatir esta enfermedad cada vez más frecuente. El Hospital Universitario está desplegando a su respetable equipo de trabajadores comunitarios de salud para detener la propagación del virus y disipar la información errónea. La confianza que se tiene en estos profesionales de la salud ha permitido el acercamiento a aquellos residentes que se niegan a escuchar a extraños y así luchar contra el estigma hacia las personas infectadas, un reto importante en un país con una larga historia de intervención extranjera aunada a la inestabilidad social, económica y política.

APROVECHANDO EL IMPULSO LOCAL

Los lugareños siempre han recurrido al Hospital Universitario para recibir servicios de salud gratuitos y de alta calidad. El Hospital Universitario brinda atención prenatal, neonatal y pediátrica que está mejorando notablemente la vida de las madres y sus bebés. Anualmente, atiende más de 35,000 consultas prenatales y aproximadamente 6,000 partos en sus instalaciones (en promedio), así como a algunos de los casos obstétricos y pediátricos más complejos del país. La alta calidad de atención se atribuye a su personal experto y al creciente programa de educación médica. Más de 123 residentes médicos haitianos se han graduado del Hospital Universitario, abarcando una variedad de especialidades médicas, tales como urgencias, cirugía y pediatría. Casi 98% de los residentes graduados optaron por permanecer en Haití, fortaleciendo al sector de atención médica que enfrenta escasez de personal médico especializado.

Además de sus servicios médicos de urgencia, el PIH produce alimentos terapéuticos preparados para atender anualmente a más de 10,000 niños y niñas desnutridos menores de 5 años. En colaboración con Partners in Agriculture (Zanmi Agrikol en criollo haitiano), PIH produce un suplemento nutricional a base de cacahuate llamado Nourimanba para tratar la desnutrición moderada y aguda. Nourimanba es rico en nutrientes y proporciona las vitaminas necesarias que mejoran el desarrollo físico y cognitivo de niños y niñas. En parte, los cacahuates se obtienen localmente a través de una asociación con Acceso Peanut Enterprise Corporation, un negocio agroindustrial que trabaja con pequeños agricultores para generar ingresos y aumentar la cadena de suministro local. Una planta de 1,672 metros cuadrados en Mirebalais produce anualmente más de 60,000 kilogramos de Nourimanba.

Desde el devastador terremoto de 2010 que sacudió a Haití, PIH ha ampliado sus esfuerzos para atender las necesidades de salud de los residentes de la zona y mejorar el acceso a una atención de calidad, lo que incluye finalmente la construcción del Hospital Universitario en Mirebalais y, luego, la ampliación de la unidad de atención neonatal del hospital, así como medidas adicionales para mejorar la nutrición de las madres y sus hijos e hijas. En 2017, el Hospital Universitario abrió Kay Manmito (casa de la madre en criollo haitiano) para albergar a mujeres embarazadas, incluyendo a aquellas con embarazos complicados que de otro modo estarían esperando atención en condiciones inadecuadas. Desde su apertura, más de 420 madres han sido atendidas en Kay Manmito, que puede albergar a 44 mujeres al mismo tiempo, y ofrece tres comidas al día y atención tipo madre canguro, una técnica de contacto piel a piel que ayuda a los bebés prematuros a regular la temperatura corporal y alimentarse con mayor regularidad.

Kay Manmito puede albergar a 44 mujeres a la vez y ofrece tres comidas al día y atención tipo madre canguro, una técnica de contacto piel a piel que ayuda a los bebés prematuros a regular la temperatura corporal y alimentarse con mayor regularidad.

PIH continúa esforzándose por la excelencia en la atención médica de calidad, a medida que conforma la próxima generación de profesionales de la salud. En enero de 2020, tras un proceso de revisión de varios años, el Hospital Universitario de Mirebalais recibió una notificación oficial de acreditación global en programas de educación médica. El Hospital Universitario, junto a otros siete países a nivel mundial, y solamente Panamá en el hemisferio occidental, es reconocido por este organismo internacional de acreditación.

Una señal alentadora para la calidad en la atención médica inmediata y a largo plazo para las comunidades en el centro de Haití y el país en general.

Escuche el testimonio del enfermero Marc Julmisse, subdirector de operaciones y subdirector de enfermería del Hospital Universitario, quien explica la manera en que la institución enfrenta la mortalidad maternoinfantil a través de su “programa J-9”, que brinda atención de calidad para madres e hijos sin importar su nivel de ingresos. Para escuchar la historia, haga clic en el botón de reproducción.

Nasyon Tribal yo ansanm ak patnè yo atake inegalite ki gen rapò ak COVID-19 yo

Previous article

Dental Therapist Spotlight: Sarah Chagnon

Next article

Comments

Comments are closed.