Salud

Se agudiza la exigencia de la comunidad de contar con servicios de atención médica

0

This post is also available in: English (Inglés) Kreyòl (Criollo Haitiano)

Para los votantes, el acceso a la atención médica de calidad está volviéndose un tema cada vez más independiente de los partidos políticos, ya que las comunidades rezagadas están comenzando a alzar la voz y denunciar esta situación.

En Mississippi, aproximadamente 60% de los votantes encuestados señaló que el estado debería ampliar la cobertura para los residentes de bajos ingresos sin seguro médico y ofrecer mayor estabilidad financiera a los hospitales. No obstante, Mississippi es solo uno de 12 estados, y uno de ocho en el sur de los Estados Unidos, que no ha ampliado Medicaid en virtud de la Ley del Cuidado de Salud Asequible de 2010.

“Con los efectos continuos de la pandemia, sabemos que los niños y las niñas de Mississippi y sus familias necesitan más apoyo para sobrellevar estos momentos difíciles”, señala Linda Dixon, directora legal de salud de Mississippi Center for Justice. “Debemos hacer lo posible por ampliar la cobertura de Medicaid, inscribir a los niños y las niñas tanto en éste como en el Programa de seguro médico infantil (CHIP, por sus siglas en inglés), y abordar las disparidades de salud, lo que contribuirá a mejorar sus vidas y las de sus familias a lo largo y ancho de Mississippi”.

“Debemos hacer lo posible por ampliar la cobertura de Medicaid, inscribir a los niños y las niñas tanto en éste como en el Programa de seguro médico infantil (CHIP, por sus siglas en inglés), y abordar las disparidades de salud, lo que contribuirá a mejorar sus vidas y las de sus familias a lo largo y ancho de Mississippi”.

LINDA DIXON, DIRECTORA LEGAL DE SALUD DE MISSISSIPPI CENTER FOR JUSTICE

Con el apoyo de la Fundación W.K. Kellogg, Mississippi Center for Justice se une a la red nacional Finish Line, una iniciativa creada en 2007 por The David and Lucile Packard Foundation como un esfuerzo colaborativo entre Center for Children and Families de la Universidad de Georgetown, GMMB, defensores de la atención médica infantil del estado y otras fundaciones. Mientras que los estados trabajan para ampliar la cobertura de Medicaid, la iniciativa Finish Line brinda asistencia técnica y experiencia para mejorar e innovar las políticas y los sistemas de prestación de servicios para atender mejor a las comunidades de bajos ingresos.

“Finish Line crea una infraestructura atemporal, adaptada a las necesidades de cada estado, lo que permite a los defensores federales, locales y estatales movilizarse rápidamente para promover o agilizar políticas que contribuyan a un mejor acceso a atención médica de calidad”, señala Katie Beckmann, oficial del programa de The Packard Foundation

38 estados más Washington, D.C., han ampliado la cobertura de Medicaid para 12 millones de padres y madres y otros grupos de adultos, mientras que más de 700,000 niños y niñas que cumplieron con los requisitos también obtuvieron dicho beneficio. Desde 2017, seis estados implementaron la ampliación mediante una iniciativa de votación—dando la oportunidad de expresar su opinión a quienes más lo necesitan—, dos de los cuales lo hicieron en el verano de 2020, cuando la cifra de casos de COVID-19 alcanzó un punto crítico en algunas comunidades.

NECESIDADES URGENTES EN AUMENTO

“La pandemia por COVID-19 ha puesto al descubierto las notables disparidades de salud en Mississippi. Los afroamericanos y otras comunidades racializadas, las personas con bajos ingresos y los adultos y adultas mayores se ven afectados de manera desproporcionada por el coronavirus”, afirma Vangela M. Wade, presidenta y directora general de Mississippi Center for Justice. Las comunidades de bajos ingresos y racializadas presentan tasas más altas de afecciones de salud subyacentes, a menudo trabajan en primera línea como trabajadores y trabajadoras esenciales y carecen de acceso a seguro médico.

En Mississippi, aproximadamente 500,000 personas no cuentan con seguro médico.

De acuerdo con los datos de American Community Survey en Mississippi, 25% de la población negra y 49% de la población hispana no cuentan con un seguro en comparación con únicamente 18% de la población blanca. Además, cada vez más niños y niñas se quedan sin cobertura médica. Según un informe reciente publicado por el donatario de la WKKF, Center for Children and Families de la Universidad de Georgetown, se estima que 46,000 niños y niñas de Mississippi no contaban con un seguro en 2019, cifra que ha aumentado en alrededor de 24% desde 2016.

El acceso a la atención médica de calidad es fundamental para sobrevivir a la pandemia por COVID-19. Al no contar con un seguro médico, es posible que estas personas no puedan realizarse pruebas o tratamientos, porque temen no poderlos pagar, lo que pone en mayor riesgo su propia salud y la de otras personas. Esto significa garantizar que las poblaciones elegibles tengan acceso a Medicaid y al CHIP, dos de las principales formas de cobertura de salud para familias, niños y niñas de bajos ingresos; Mississippi Center for Justice de los Estados Unidos trabaja precisamente para lograr este objetivo.

OPORTUNIDADES POR DELANTE

Si bien 263,000 residentes sin seguro de Mississippi obtendrían acceso a la atención médica con la ampliación de Medicaid, 59% de los cuales son personas racializadas, el estado también está en una posición de obtener un beneficio económico significativo. La ampliación de Medicaid en Mississippi permitiría que la gente conserve sus empleos, así como crear nuevos puestos de trabajo, estabilizar los hospitales que enfrentan dificultades —especialmente aquellos en zonas rurales en quiebra— y permitir que el estado aporte 1,000 millones de dólares en fondos federales cada año.

Asimismo, algunas investigaciones indican que los niños y las niñas con seguro médico tienen acceso a más oportunidades  y es más probable que terminen la preparatoria, asistan a la universidad y lleguen a convertirse en personas adultas más sanas y productivas.

Más de 263,000 habitantes de Mississippi sin seguro tendrían acceso a la atención médica tras la ampliación de Medicaid y 59% de éstos son personas racializadas.

A lo largo y ancho del país, la iniciativa Finish Line está coordinándose con organizaciones en más de 20 estados para promover una cobertura de salud asequible para niños y niñas y sus familias, a las cuales se les invita a participar para alzar la voz en pro de un mayor acceso a la atención médica.

“La red Finish Line ayuda a los estados y comunidades a desarrollar la flexibilidad y creatividad que necesitan para implementar soluciones innovadoras de atención médica, como una cobertura posparto ampliada o mayor acceso a atención dental”, agrega Jon-Paul Bianchi, oficial del programa de la Fundación Kellogg. “Dado que la pandemia por COVID-19 sigue su curso, seguiremos presenciando muertes. No obstante, también continuaremos viendo cómo más comunidades alzan la voz, y reformaremos los sistemas de salud para atender mejor a las comunidades de bajos ingresos y racializadas, con lo cual facilitamos el acceso y las oportunidades para sus niños y niñas”.

Follow Every Child Thrives as we continue to explore the issues of health care access and community innovation.

Raising a community

Previous article

Vwa kominote a elaji apèl anfavè swen sante yo

Next article

Comments

Comments are closed.