fbpx
Participación Comunitaria

La creatividad y la adaptación rápida equipan a la fuerza laboral de primera línea

0

This post is also available in: English (Inglés) Kreyòl (Criollo Haitiano)

En Albuquerque, Nuevo México, en las instalaciones industriales de Southwest Creations Collaborative (SCC) —con una extensión de 930 m2 (10,000 pies cuadrados), un grupo empresarial social conformado por 36 exitosas emprendedoras —una combinación culturalmente diversa de mujeres, algunas de ellas inmigrantes— está ocupado diseñando y confeccionando equipo de protección para la fuerza laboral de primera línea en todo el estado. Su meta es producir miles de cubrebocas y trajes de protección para mantener a los y las profesionales de atención médica a salvo durante la pandemia del coronavirus.

Apenas hace unas cuantas semanas, su atención se centraba en crear y producir almohadas decorativas y hermosas batas para venderlas. Eso cambió rápidamente en respuesta a la crisis de salud púbica. Ahora, con gran precisión, estas mujeres producen cubrebocas y trajes de protección lavables con material de grado médico. Susan Matteucci, directora general de SCC y una de sus ocho fundadoras, afirma que las emprendedoras de la organización se caracterizan por su disposición a adaptarse y su dedicación a las familias y comunidades.

“Hoy, tenemos la fortuna de poder contribuir un poco a cuidar de la comunidad en esta situación sin precedentes”, afirma Matteucci. “La belleza de la interconexión de la comunidad local, un grupo diverso de personas con el mismo interés de ayudar a otras es lo que me da o, más bien, nos da, esperanza durante estos tiempos de incertidumbre”.

Fundada en 1994 en el salón de una parroquia, SCC inició con la misión de mitigar la pobreza al crear oportunidades económicas y educativas intergeneracionales mediante contratos de diseño y costura. Actualmente, SCC se considera un negocio esencial por su labor como entidad proveedora para el valioso socio Clariant, una empresa fabricante de paquetes de gel desecante para la preservación de productos de contenedores para envíos y compañías farmacéuticas.

“Tenemos la fortuna de poder contribuir un poco a cuidar de la comunidad en esta situación sin precedentes".

Respuesta Ante La Crisis Del Covid-19

El rápido cambio de rumbo de SCC en respuesta al COVID-19 derivó de una conversación con Victoria Tafoya, oficial de programas de la Fundación W.K. Kellogg. Consciente de la escasez de equipo de protección para la fuerza laboral de primera línea, Tafoya estaba decidida a encontrar una organización que pudiera ayudar.

“Southwest Creations Collaborative de inmediato me vino a la mente”, afirma, “no solo por su talento y compromiso con la comunidad, sino también por su firme misión de crear oportunidades económicas y educativas para las mujeres de varias generaciones. Estaba segura de que encontrarían una solución para satisfacer la demanda, ya que nuestra comunidad dependía de ello”.En pocos minutos, Tafoya ya estaba presentando a Greg Pérez, jefe del Departamento de Bomberos del condado de Bernalillo, con Matteucci y SCC, lo cual derivó en la creación inmediata de soluciones y el inicio de esta alianza comunitaria.

Al tiempo que las prósperas mujeres de SCC estaban protegidas contra las repercusiones económicas, también estaban protegidas con cubrebocas y medidas de distanciamiento social establecidas antes de la pandemia. Aún trabajan todos los días, y su producción asciende hasta a 4,200 cubrebocas semanales. Aunque Matteucci afirma que la producción no ha llegado sin contratiempos.

“Estaba segura de que encontrarían una solución para satisfacer la demanda, ya que nuestra comunidad dependía de ello”.

Victoria Tafoya, Oficial de Programas de la WKKF Tweet

“Nuestro mayor desafío ahora es el abastecimiento de elástico, ya que literalmente, toda la población intenta conseguir grandes cantidades disponibles de inmediato”, afirma. “Estamos trabajando diligentemente para atender todas las solicitudes que llegan, dentro de nuestras posibilidades en cuestión de personal y materiales”.

Aun así, SCC ya produjo más de 8,000 cubrebocas y 1,000 trajes para el Departamento de Gestión de Emergencias del condado de Bernalillo para distribuir a socorristas, personal del transporte público y de salud, personal de guarderías, y muchas otras personas que prestan servicios al público a lo largo del condado y del área metropolitana de Albuquerque. Y, dado que las empleadas de SCC son trabajadoras esenciales durante estos tiempos, también reciben cubrebocas para sus familias a fin de garantizar seguridad a medida que siguen produciendo equipo de protección.

firefighter vertical

Décadas De Industria Y Servicio

Diana Camacho empezó a trabajar con SCC hace 26 años, cuando aún se encontraba en el salón de la parroquia de San José, y sus hijos(as) crecieron en la guardería de SCC. “Amo este lugar”, expresa. “El compromiso que asumimos entre nosotras y con la comunidad es muy importante para nosotras. Tenemos la oportunidad de ayudar a la gente ahora; venimos todos los días sabiendo que tenemos una responsabilidad para con ella”.

Camacho forma parte de un dinámico grupo de 36 mujeres emprendedoras que han estado abriendo camino para las futuras generaciones con el fin de superar las disparidades raciales y los obstáculos económicos y de salud que enfrentan. Como bien saben por experiencia propia, el camino para las mujeres de color no es fácil.

Trabajar juntas en la confección les ofrece una oportunidad de compartir historias valientes; en algunos casos, sobre inmigración a los Estados Unidos; en otros, sobre políticas y sistemas que fueron desafiantes. Las historias pueden variar, pero lo que tienen en común estas mujeres es su compromiso de superar obstáculos juntas. Su inteligencia colectiva, destreza y habilidades empresariales son evidentes en su exitoso modelo de emprendimiento holístico centrado en la familia.

Al desarrollar e implementar estrategias de dos generaciones en el desarrollo de la primera infancia, la orientación vocacional, la preparación para la universidad y el liderazgo, SCC también utiliza el emprendimiento social y la educación popular para abordar las causas fundamentales relacionadas con la pobreza en su comunidad.

Al aplicar estas estrategias comprobadas, hoy su colaboración comunitaria está respondiendo a las necesidades de protección ante el COVID-19 de los héroes y las heroínas de sus comunidades.

Sin embargo, para la fuerza laboral de primera línea, las mujeres de SCC son las heroínas.

“El compromiso que asumimos entre nosotras y con la comunidad es muy importante para nosotras”.

Comments

Comments are closed.